Una de las víctimas del violador serial de Rosario aseguró este viernes a la noche que pudo identificar a su agresor en la rueda de reconocimiento por “una cicatriz muy grande” en el rostro.

En diálogo con Telenoche (El Tres), Jorgelina, quien fue abordada por el agresor en una veterinaria, dijo que el apuntado “estaba con otro aspecto y la barba crecida pero tenía una cicatriz en su mejilla izquierda”.

Se trata, según describió, de una marca “muy grande, desde la boca hasta entre la ceja y la oreja; no tengo dudas que es esa persona”.

Jorgelina señaló que fue un “día agotador” porque esperó con mucha “ansiedad” su turno para participar de la ronda de reconocimiento judicial. Fue la última de las víctimas: ingresó a la sala a las 17.30 y lo vivió como un momento “terrible”.

“Estaba con una ansiedad tremenda de saber si era o no. En la primera rueda vi a una de las cuatro personas y quería confirmarlo con la segunda. Pero sí era el primero que vi”, detalló.

Además de ella, la mayoría de las mujeres que fue robada y atacada por un hombre en sus comercios entre enero y julio señalaron a la misma persona en la rueda de reconocimiento llevada a cabo este viernes en el Centro de Justicia Penal.

El sospechoso, P. B. de 30 años, fue detenido el jueves en una pizzería de Zeballos al 2000 fue el autor de los hechos. A su hermano, el otro arrestado, ninguna víctima lo señaló por lo que recuperó la libertad.

Esperanza y cuestionamiento

Jorgelina dejó dos impresiones distintas sobre el trabajo policial en este caso. Por un lado se mostró “esperanzada” en que se haga justicia por el buen trabajo y el “compromiso” de la PDI. Es la fuerza que detectó la patente, secuestró dos motos apuntadas por algunas de las víctimas, juguetes robados y precintos; y así dio con el presunto autor de los hechos.

Ahora, el detenido será imputado el próximo domingo por abuso sexual agravado (con acceso carnal), abuso simple y robo. Si bien las causas nueve, resta saber cuántas se le imptarán en esa jornada.

Por otro lado, la víctima dijo de espaldas a la cámara de Telenoche que lo ocurrido “es muy movilizador para las mujeres” y señaló que este proceso debería “generar un cambio en la manera de comportarse” por parte de la Policía.

“Mi denuncia no llegó en el momento adecuado a la fiscal que correspondía y tuve que presentarme dos veces”, dijo sobre el inicio de la causa y añadió que otras mujeres le contaron que “en la comisaría no les han tomado la denuncia porque no le dan bola” y que hubo intentos de presentar “cosas vinculadas con esta misma persona desde enero” que nos prosperaron.

Más información

Robos y ataques sexuales: la mayoría de las víctimas reconoció al agresor

Detuvieron a dos hermanos por el caso del violador serial