Benjamín, el chico de 8 años que este sábado a la tarde fue herido en la cabeza por una bala perdida en Garzón y bulevar Seguí, en el club Pablo VI, fue operado dos veces en el hospital Vilela y permanecía internado estable, en la sala de terapia intensiva del efector rosarino. En tanto, el Ministerio de Seguridad de la provincia solicitó este domingo que se acerquen datos sobre el caso.

Dos cirugías

Javier, el papá del nene baleado, contó este domingo a la mañana que Benjamín “se encuentra estable” y añadió que este domingo al mediodía estaba previsto que se le hagan nuevos estudios “para saber como fue la cirugía de este sábado a la noche, que fue mas compleja”.

Los padres, que esperaban los resultados frente al hospital, destacaron la fortaleza del nene por superar dos operaciones en pocas horas, sobre todo la segunda por su grado de complejidad.

“Solo pienso que mi hijo salga adelante”, dijo Javier y pidió que se controle el uso de armas “porque en segundos te arruinan a una familia”

Pedido de información

El Ministerio de Seguridad de la provincia solicitó este domingo que se acerquen datos sobre el caso del chico de 8 años que este sábado a la tarde fue herido en la cabeza por una bala perdida en Garzón y bulevar Seguí, en el club Pablo VI de la zona oeste de Rosario.

La repartición provincial informó que “se está recabando información para dar con el o los responsables”. Al mismo tiempo, desde el Ministerio indicaron que “hasta el momento no existe ningún llamado al 911 alertando sobre detonaciones en esa zona y a esa hora”.

“Ante casos de disparos, por lo general, ingresan a la Central 911 varios llamados simultáneos, cosa que no ocurrió en esta situación. Cualquier dato que la población pueda aportar, acercarlo a la Fiscalía en turno o llamar al 911”, añadió el Ministerio de Seguridad de la provincia.

Un chico de 8 años que estaba por jugar al fútbol este sábado recibió una bala perdida en la cabeza y fue internado de urgencia.

El niño precalentaba en la previa a un partido infantil de la Liga Rosarina en bulevar Seguí y Garzón cuando, cerca de las 14.15, cayó al piso.

Las personas que estaban con él pensaron que se había desmayado y que la sangre era porque se habría golpeado. Sin embargo, cuando llegó de urgencia al hospital de Niños Víctor Vilela los médicos detectaron que había sido herido por una bala perdida.

El chico fue operado y quedó internado en la sala de terapia intensiva del hospital.

Gustavo, uno de los padres del club 7 de Septiembre, donde juega el chico, contó a Rosario3: “Pensamos que se había desvanecido y cortado en la cabeza porque había unos vidrios rotos en el piso cerca de él. La madre nos dijo que había comido poco al mediodía y creímos que era eso”.

Más información

Un chico que estaba por jugar al fútbol fue herido en la cabeza por una bala perdida