Detectan en el país caracoles gigantes africanos que pueden transmitir enfermedades

El Senasa los encontró en la localidad misionera de Wanda. En caso de verlos, piden avisar al organismo nacional y no tocarlos. Las recomendaciones

     Comentarios
     Comentarios

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) halló caracoles gigantes africanos en la localidad misionera de Wanda, según informó el organismo en las redes sociales.

"Si ves un caracol de esta especie, evitá tocarlo porque puede transmitir enfermedades", explicó Senasa, que realizó el hallazgo en una vivienda particular.

"Si detectás su presencia en tu barrio o tu casa, avisá al Senasa", publicó el organismo a través de su cuenta de Twitter.


El caracol gigante africano es considerado una de las 100 plagas agrícolas más perjudiciales del mundo, según informó Senasa.

Además del impacto que puede ocasionar sobre la agricultura y la fauna de caracoles nativos, también puede transmitir parásitos perjudiciales para las personas.

Ante la mínima duda de presencia del caracol, es necesario ponerse en contacto con el Senasa para que personal técnico efectúe las verificaciones correspondientes.


Debido a que este caracol puede afectar la salud de las personas, el Senasa recomendó:

-No tocar ni comer los caracoles

-Si se los toca, lavarse inmediatamente las manos; al igual que si se tocan superficies que pueden haber estado expuestas a su baba.

-Evitar el contacto con la baba del caracol, especialmente en ojos, nariz y boca.

-Lavar con agua potable las verduras, porque pueden haber estado expuestas a su baba.

-No utilizar los caracoles como carnada, mascotas o adorno.

-No utilizar veneno contra el caracol, ya que los molusquicidas son extremadamente tóxicos para niños, mascotas y la fauna nativa.

-Eliminar del jardín restos de madera, materiales de construcción o cualquier otro elemento que pueda servirle de refugio.

-En caso de hallarlos, tomarlos con guantes impermeables (látex), colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos, o introducirlos en un recipiente con dos partes de agua y una de cloro. Los guantes también deben ser enterrados o quemados.

-No permitir que los niños participen en la captura de caracoles.

-No trasladar los caracoles a otras zonas. Tampoco plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

En caso de detectar la presencia de esta plaga, comunicarse con el Senasa, a su línea gratuita 0800-999-2386; a la Oficinas en Puerto Iguazú, Misiones: (03757) 421517; a la Dirección de Vigilancia y Monitoreo de Plagas en Buenos Aires: (011) 4121-5196.

También se puede enviar un correo electrónico a: dvm@senasa.gob.ar o realizar la denuncia a través del formulario de la página web: www.sinavimo.gob.ar/node/add/deteccion.

Comentarios