Puertas de colores, el último grito en decoración

Tanto en exterior como interior. Azules, de distintos colores, con efecto óxido, amarillas, rosas o verdes, todo vale

     Comentarios
     Comentarios

Durante años, las tendencias en decoración optaron porque las puertas pasen desapercibidas. Pero en 2019, las clásicas puertas blancas o puertas de madera dan paso a la alegría, aportando mucho color e imaginación. ¡La tendencia son las puertas de colores!

La puerta se convierte en un elemento más de la decoración, así que ahora viene marcada de color, para ayudar a crear diferentes sensaciones tanto en la entrada del hogar como en el interior. Las posibilidades de los colores de las puertas son infinitas, pero hay algunas tendencias muy interesantes. ¡Tomá nota!

1- Convertir lo mundano en original

El poder de las puertas de colores es transformar aquello que podría ser común y aburrido en algo completamente diferente, porque cuando dotamos de color a una puerta, estamos haciendo presente su textura y su brillo. Centramos la atención en ella, y todo el conjunto se beneficia de esa nueva luminosidad, haciendo que las formas y fachadas ya conocidas cobren una nueva vida.

2- ¿Color en un marco?

Las puertas de cristal son un acierto para un acceso al exterior, al patio, jardín o pileta, porque aprovechan la luz y permiten una comunicación visual con el exterior. Pero incluso estas puertas, que son casi marcos del cristal, pueden ser de color, y este matiz da poder a su presencia e incluye un guiño original y con mucha personalidad.

3- Color en todo, pura vida

Pese a que la norma puede pasar por introducir un poco de color en las puertas y hacer de ellas un éxito discreto, también vemos decoraciones pop con tintes vintage que aprovechan todos y cada uno de los elementos de la casa para llenarla de vida y color.

4- Puertas que juegan a seducir

Cuando la puerta es de color, y además tiene formas que generan relieves,  es capaz de apostar su belleza en un juego de seducción triple, al ser tocadas por la luz de distinta manera en función de la hora del día y de cómo esa luz incide en su color.

5- Verde que te quiero verde

El verde es uno de los tonos más agradecidos para conjugarlo con cualquier decoración. Es un color calmado, vivo y atractivo.


6- Abrite al color

Una habituación sencilla en una casa donde el blanco abunda en paredes, suelos y muebles, acaba diferenciándose y brillando con una originalidad sutil cuando elegimos puertas de colores. Ese simple detalle, hace que todo se mueva a su alrededor, y la casa sea inconfundible.

¡Dale paso a la imaginación!

Comentarios